miércoles, 4 de febrero de 2009

Citas 3º.

Esta cita la he sacado de la novela corta EL PRÍNCIPE DESTRONADO de Miguel Delibes. Libro que releí la otra tarde:
  • "- ¿Qué pasa, Quico? ¿Tienes miedo?
-Sí - musitó Quico.
- ¿Y a qué tiene miedo mi niño?
Quico sacó la mano por el embozo y, a tientas, buscó la de Mamá. Mamá se la oprimió entre las suyas y él notó en seguida el calor protector.
- Venía el Demonio cuando tú no estabas y me llevaba de los pelos al infierno, con el Moro, y luego Longinos me pinchaba y el Soldado iba con el puñal de dos filos, y el Fantasma...
- Huy, cuantas historias; ¿quién te cuenta esas historias, Quico?
La voz de Mamá amansaba sus nervios y, en la penumbra, todo tenía ahora su perfil normal. Dijo Quico:
- La Domi.
- Esa Domi... - dijo Mamá.
Descendía sobre él el sueño, un sueño pesado, irresistible, pero aún oprimió dos veces la mano de Mamá antes de que sus deditos se aflojaran y su respiración se acompasase. Mamá permaneció unos minutos a su lado y, luego, se incorporó quedamente, introdujo la mano de Quico bajo las ropas y abandonó la habitación andando de puntillas. Al llegar frente a la puerta de la cocina, la Domi le salió al paso:
- ¿Qué quería el niño, señora?
- Mi mano -dijo Mamá.
- ¿Su mano?
- Tenía miedo.
- ¡Ah!
La Domi relajó su expresión y en los ojos brilló una chispa de ternura:
- A saber qué tendrá la mano de una madre - dijo.
Mamá adoptó un gesto duro para replicar:
- Lo malo es luego -dijo-, el día que falta Mamá o se dan cuenta de qué Mamá siente los mismos temores que sienten ellos. Y lo peor es que eso ya no tiene remedio. "

Me gusto releer el libro, hacía tiempo que no lo había leído y me recordó muchas cosas de mi infancia. Que malo es el miedo. Pero eso es otro apunte. Disfrutadlo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Y que bonito, que una mano baste, para sentirnos seguros y protegidos, y el miedo se empieza a ir como el humo.