martes, 31 de marzo de 2009

Citas 5º.

Hace poco he terminado LA VOZ A TI DEBIDA de Pedro Salinas. Un precioso libro de amor y poesía. Muy recomendable. Como siempre pongo una cita, una de las poesías que más me gusto:

"A la noche se empiezan
a encender las preguntas.
Las hay distantes, quietas,
inmensas, como astros:
preguntan desde allí
siempre
lo mismo: cómo eres.
Otras,
fugaces y menudas,
querrían saber cosas
leves de ti y exactas:
medidas
de tus zapatos, nombre
de la esquina del mundo
donde me esperarías.

Tú no las puedes ver,
pero tienes el sueño
cercado todo de él
por interrogaciones
mías.
Y acaso alguna vez
tú, soñando, dirás
que sí, que no, respuestas
de azar y de milagro
a preguntas que ignoras,
que no ves, que no sabes.
Porque no sabes nada;
y cuando despiertas,
ellas se esconden, ya
invisibles, se apagan.
Y seguirás viviendo
alegre, sin saber
que en media vida tuya
estás siempre cercada
de ansias, de afán, de anhelos,
sin cesar preguntándote
eso que tú no ves
ni puedes contestar.

viernes, 27 de marzo de 2009

Miradas 1º.

Está es la montaña

La mirada es algo tan relativo como la vida. Hemos estado pasando unos días en La Sagra , en la provincia de Granada. Un lugar maravilloso para el descanso. Un ratito de una mañana lo dedicamos a pintar la montaña y esto fue lo que quedó. Cada uno mostró su mundo y lo que veía en él:

Marina

Martín

TeresaJesús




















martes, 24 de marzo de 2009

Recuerdos 2º.

yo tenía una abuela enjuta pequeña de cara apacible pero seria la quería mucho pasé temporadas no muy largas en fiñana un pueblo del norte de provincia de almería el último yendo por la carretera hacia Granada allí mi abuela era maestra vivía en el grupo escolar junto a otros maestros en casas que estaban frente al colegio todo el recinto si no recuerdo mal estaba vallado allí vivía también Emilito el hijo de un maestro que luego coincidió con nostros en murcia no me acuerdo de mucha más gente pero si recuerdo que allí me sentía libre podía subir al pueblo y correr por el campo sólo y con algunos amigos recuerdo el horno con ese olor a pan recien hecho y con esa masa que nos daban y que nosotros comíamos recuerdo la plaza en lo alto del pueblo y el seiscientos azul del veterinario el cuartel de la Guardia Civil que estaba junto al grupo escolar se mezclan los días que fuí que fueron distintos y lejanos en el tiempo el último cuando se jubiló pasé una temporada larga mientras mi abuela hacía las maletas y recogía todo para irse a vivir a almería recuerdo como venía la pastora a la puerta del grupo escolar y como mi abuela y yo salíamos a comprar la leche con una jarra metálica la llenaban allí mismo de las tetas de las cabras la jarra estaba caliente no me gustaba esa leche yo era de ciudad más refinado y esa leche hacía una nata espesa y grande que cubría todo el vaso yo prefería la leche Puleva en bote de cristal y con letras azules recuerdo que antes de entrar al grupo escolar había una 'cruz de los caídos' blanca y que unos niños y yo asamos patatas en uno de sus rincones y la cruz se ennegreció un poco recibí una gran regañina por aquello pero no de mi abuela ella se mostró severa mientras me amonestaban pero cuando llegamos a casa me sonrió yo creo que hasta la hizo gracia la travesura debió pensar que no representaba a todos los 'caidos' allí aprendí a montar en bicicleta nos dejaban una que tenía la barra muy alta y yo que era pequeño tuve que meter la pierna por debajo para poder conducirla dabamos vueltas alrededor de la escuela también me picó un avispa y mi abuela me curó con barro recuerdo a mi abuela saliendo a un jardín trasero donde limpiaba las sartenes con tierra (está imagen, a menudo, me la he replanteado cómo podía mi abuela limpiar las sartenes con tierra) recuerdo también que un día paseándo por el campo encontré en una acequia cercana al grupo escolar una culebra la más grande que he visto en mi vida corrí tanto que en poco tiempo estaba en casa jamás se lo conté a nadie los recuerdos se agolpan entremezclándose podría decir que son reales pero quién me lo asegura. Sólo sé que mi abuela me quería y yo la quería a ella. Mucho.

martes, 17 de marzo de 2009

Citas 4º.

Cuando era adolescente descubrí a Ramón Gomez de la Serna, me encantó. Me parecía un escritor imaginativo y que intentaba por todos los medios romper con todo lo que tenía alrededor. Me gusto también por su humor (habría que hablar mucho la influencia que ha tenido en todos esos grandes escritores que tuvieron el humor "absurdo" como eje central de su literatura). Su escritura es ingeniosa y aparentemente fresca. Hace poco terminé AUTOMORIBUNDÍA una suerte de autobiografía, como él, diferente. Apuntó aquí está cita, me gusto:

  • "No quiero haber vivido mucho, ni viajado mucho, ni amado mucho, ni escrito mucho, sino haber levantado mucho la vista hacia las cosas asistido por mi alma limpia y altruista de pobre de solemnidad, y haber comprendido en esa contemplación y con tolerancia la inanidad de todo, y que entre lo inane lo que es menos es lo bueno y lo bello, entendiendo por bondad el cariño desinteresado por las ideas, por las cosas lo que ya está revelado como tal o lo que lleva latente y aun en secreto la belleza futura y sólo se sabe que es así por lo que se oye en los sueños y en los suspiros."

miércoles, 4 de marzo de 2009

Cuentito 4º

Otro cuentito, algo más largo de lo habitual, espero que alguien lo disfrute:

"Ayer conocí al Tragapalabras. Era un bonito día y todas sus palabras fueron melancólicas y suaves. El sonido, y lo que evocaban, me conducían en una nube que se mecía al son de una brisa suave. Tan pronto estaba en el mar oyendo el romper de las olas, como me encontraba en un bello jardín con una fuente al fondo. Pero, de pronto, se atragantó. Una palabra en mal estado quedó atascada en su garganta. Su semblante cambió, y después de escupir, con desprecio, la letra asesina, prorrumpió en una tormenta de exabruptos y amenazas que me asustaron. Me marche lo más rápido que pude. No sin antes recoger, avergonzado, la infausta palabra.