jueves, 28 de mayo de 2009

Estrellas

Quizás suene cursi, sólo será reflejo de una mala expresión de mis sentimientos. Siento tristeza por la muerte de Mario Benedetti y por la de Antonio Vega, dos personas que han tenido la generosidad de regalarme momentos de inmensa felicidad. Y digo muerte, porque, para mí, no es una desaparición. Para mí son igual que esas estrellas lejanas que han dejado de existir pero que todavía tardaran siglos en dejar de reflejar su imagen. Cada vez que oiga una canción, lea un poema o un cuento de alguno de ellos, será como estar sentado mirando, en la noche, una estrella, un recuerdo feliz de mi vida ¡Gracias!

No hay comentarios: